jump to navigation

Regreso al futuro I 9 febrero 2010

Posted by eltoquedeseda in Suicidio.
trackback

Hoy, ha sido un día ajetreado. ¿Qué he hecho? Nada. O casi.

Esta mañana me desperté a las 7 o así. Tenía una pesadilla con mi trabajo. Un vendaval había arrancado los tejados. Estaban reformándolo. Se habían estropeado los suelos de danza. Y estaban poniendo cemento. Yo discutía e intentaba hacer comprender que esos suelos eran necesarios. Que el cemento no servía. Me decían que no había presupuesto.

Me he levantado muy ansioso. La mandíbula me dolía y tenía los puños apretados. He estado a punto de tirar la toalla. Al final, me he duchado y he ido a la sesión de fisioterapia.

La mujer ha hecho lo que ha podido. Ya en la sesión anterior vimos que no progresaba. Me muestro incapaz de cortar el hilo de pensamiento que me mantiene atado a mis obsesiones y persevero en mi  incapacidad  para seguir los ejercicios y la respiración de una forma relajada. Por esa parte nada. Me desmotiva especialmente, teniendo en cuenta la sobredosis de medicación que esta recibiendo mi cerebro.

Al salir, me he encontrado algo mejor. Mi optimismo está conectado a mi nivel de ansiedad. A menor ansiedad, más optimismo. A menor tensión muscular, más optimismo. A mayor ansiedad, mayor ansiedad. Así de sencillo y así de complicado.

Como tenía el coche aparcado junto a su casa, he llamado a P. para que bajase a tomarse algo conmigo. P., es paciente del Padre Javier y coincido con ella y con su familia los jueves en el grupo terapéutico. P. es eso y muchas cosas más. Por aquí ha empezado a dejar sus comentarios: en plan teletipo. Una cinta continua de pensamiento y acción que genera una energía -a veces centrífuga, a veces centrípeta- tan agotadora como fascinante. P. es un ser bondadoso capaz de hacer cosas poco bondadosas. Sobre cuando se trata de si misma.  Ha estado hospitalizada las 2 últimas semanas. En la misma unidad y en el mismo hospital donde lo estuve yo los días posteriores a mi intento de suicidio. Ahora está en casa. Medicada y vigilada. O protegida, que es más exacto. La sociedad no está preparada para acoger y proteger a personas como P. La sociedad me da igual, de momento su familia y algunos profesionales van tirando del carro.

Quedar con P. es quedar con alguien que tarda en presentarse y que se siente culpable por ello. Lo que en la práctica supone que tarda y se disculpa, tarda y se disculpa -por el móvil- pero no termina de llegar. Cuando finalmente lo ha hecho, venía acompañada de M.. Y por supuesto se había alisado su cortita melena. Ella sabe que es la Princesa de la Psiquiatría y ejerce de tal.

A M. lo había visto una vez anteriormente, un jueves en el grupo de los jueves -¿dónde si no?-. Entonces creo que era novio o amigo especial de P. Si me equivoco que me desmienta ella en este mismo foro.

P. y M. se conocieron en otro hospital donde ambos coincidieron ingresados. Durante la conversación M. se mostraba paternal y protector con P.

Formamos un trio de comic. Es seguro que cada uno debemos tener un don, un superpoder que nos convierte en parias elegidos para una gloria aún desconocida. He intentado mover los objetos con mi mente y he fracasado. Probaré a volar.

Hemos pasado un buen rato charlando. Y ahí es donde se muestra la voracidad de la enfermedad, su inagotable tiranía. En el caso de P. es aún mayor. Domina todo su microcosmos. Todas las ranuras están ocupadas. Habla, vive y piensa por y para su enfermedad lo que viene a ser por y para ella.

Antes de llegar a casa, he parado a comprar una moleskine con la intención de llevar un diario personal que me ayude a tomar conciencia del patrón que repito. De los pensamientos que convertidos en rutina y tarea me han convertido en una máquina que manufactura frustración, infelicidad y miedo.

Spotify: Psique/Massive Attack

Anuncios

Comentarios»

1. Ana - 9 febrero 2010

Ay! a salto de mata, pero marchando. A cada día lo suyo. Mañana saldrá el sol. O tal vez haya eclipse. O llueva, o lo que pase. Ya estoy resignada a la climatología, sobre todo a la emocional. Mañana grupo de los martes que se hace los miércoles. 20 y 15. MJ, estoy ilusionada con un par de zanahorias con sus hojuelas verde esmeralda que he puesto en agua, en un frasco en la cocina. Toque: M. perdí ya el rastro, no sé si novio o amigo especial ahora. B, piensa bien antes de cortarte ese pelo tan bonito que tienes. Si necesito dama de honor quedará bien largo. Igualmente si resulta que tú eres la novia protagonista. Sigo tomando fotos en cada Iglesia que entro, hasta ahora sólo pensando en ti. Eli te llamo mañana.
P. aguanta! mañana hablamos. Lo siento pero pongo todo junto pues no pude entrar ayer a última hora ni hoy en todo el día. Bravo Toque! tienes un corazón lleno de ternura. A pesar de tus contracturas musculares, y de hacerte el duro, muestras siempre la hilacha. Besos-

2. eltoquedeseda - 9 febrero 2010

¿La hilacha?
Lo que dice la RAE:
hilacha.
1. f. Pedazo de hilo que se desprende de la tela. U. t. en sent. fig.
2. f. Porción insignificante de algo.
3. f. Resto, residuo, vestigio.
descubrir, o mostrar alguien, la ~.
1. locs. verbs. coloqs. vérsele la oreja.

3. Ana - 9 febrero 2010

Argentinismo: mostrarse siempre como uno es realmente.

4. eltoquedeseda - 10 febrero 2010

Ah¡ Que se te vea la oreja.

5. M.Jesús - 10 febrero 2010

Buenos dias, tú solo, me recuerdas a los ” Cuatro Fantasticos”
de Marvel, en la época que leía los tebeos, ahora comics o manga.
Tenían distintas propiedades, cambiaban segun su estado de
ánimo, el hombre antorcha el de hielo el de piedra, había una
mujer creo que era elástica, lo cuento de memoria (la tengo cortita)
Corrigeme si me equivoco respecto a la informacion de los personajes.
La comparación con ellos, me ha salido de dentro no se porqué.
Creo que desde fuera vemos las cosas mas claras,como te pasa
a tí con P.
Para mi tu eres, los cuatro en uno.
Ah! Muestras mas que la oreja. Besos, para bello también

6. eltoquedeseda - 10 febrero 2010

Besos para ti, of course.

M.Jesús - 10 febrero 2010

Por si no ha quedado claro, mi comentario, te diré,
no soy crítico literario, pero sé lo que me emociona,
lo que me gusta y lo que vale. Tú no tienes precio
querido, insisto en lo de el diamante.
P.D estoy practicando mecanografía, lo siguiente
ortografía, doy mi palabra,
mañana nos vemos, ¿toca cena?

eltoquedeseda - 10 febrero 2010

No lo sé. No creo que necesites ortografía. Mañana vorem. Mua

7. Ana - 10 febrero 2010

Complejo y sencillo. Transparente que se quiere ocultar como el cazador entre el centeno.

8. eltoquedeseda - 10 febrero 2010

Jajajajaja ¡Qué bien traido! Jajajajaja. !Lo has estado hilvanando una semana post a post¡!Es maquiavélico!. Jajajajaja. ¡Qué miedo!

9. Ana - 10 febrero 2010

Hilvano porque me gustas y porque te quiero. Ya tendrás un regio traje a tu medida, que es lo que mereces. El asunto es que tú mismo serás el sastre.

10. nonovio - 10 febrero 2010

Sigue en pie mi invitación de ocio y tiempo libre para mañana por la mañana. Te llamo en un ratito…

¡Besos gráficos!

11. mdm - 10 febrero 2010

Mr. Increible. Un abrazo. Me llevo un poco de tu ansiedad a la cama. Buenas noches.

12. P. « EL TOQUE DE SEDA - 28 marzo 2010

[…] P. 28 Marzo 2010 Posted by eltoquedeseda in Terapia, Vida y obra. Tags: Domingo de Ramos, Estrella Morente, Maorí, Saeta trackback Hoy, Domingo de Ramos, en estos momentos y bajo un trono, haciendo esfuerzos por sostener más peso que nadie y tan atenta y entregada al pequeño baile maorí que balancea el tonelaje haciéndolo avanzar que, apenas le da la tiempo a repetirse una y otra vez “Tú puedes, tú puedes” se encuentra nuestra P. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: