jump to navigation

Crimen y castigo 16 diciembre 2009

Posted by eltoquedeseda in Suicidio.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
trackback

Uno de los muchos hallazgos de la serie Mad Men está en las reuniones de equipo de los miembros de la agencia. Reuniones en las que casi nunca pasa nada y en las que apenas se decide nada importante. Sin apenas brillo ni agudeza se resuelven también las campañas con los clientes. Como en la vida misma. Todo queda en un compadreo y en un tú sabes lo que sé y lo que puedo darte porque yo sé de que va esto, a lo que el cliente responde con un no creas que soy tonto esta vez vale pero procura no cagarla puedo ser un paleto pero un paleto con pasta. Todo, por supuesto, codificado con todos los signos externos de la masculinidad más detestable. Calada de Lucky Strike mediante.

Si las feministas siguen interesadas en demostrar lo malos que son los hombres, solo tienen que organizar pases públicos de Mad Men. Es un mundo -el que retrata la serie- que expuesto friamente, sin discursos moralizantes,  provoca pavor. Lo dicho, quienes aún no hayan sufrido los desmanes de la masculinidad heterocéntrica y abusona -muchos maricas llevamos esto adelantado- pueden hacerse una idea viendo esta impagable serie y jugar a descubrir las complicidades que genera en unos y otros. Y hacer examen de conciencia.

Elenco de Mad Men en el Vanity fair

Elenco de Mad Men en el Vanity fair

Nada de lo anterior consigue anular el imponente atractivo de su protagonista ni la maravillosa dirección de arte que hace que las oficinas parezcan una producción del Architectural Digest. Ni el mérito del señor o la señora que contrataron para enseñar a fumar de forma tan lasciva e insolente a la jefa de las secretarias -uno de mis personajes favoritos-.

Volviendo al tema de las reuniones.

Ya en los años 90 del siglo pasado -¡qué vértigo!- yo asistía a reuniones de equipo. En esa época yo trabajaba con C. que era mi jefa, la mejor jefa que he tenido. Yo tenía 21 o 22 años y era un crio insolente movido por la rabia y necesidad de epatar. Como ahora, vamos.

Trabajábamos en un barrio pobre y lleno de problemas. Antes los llamaban barrios marginales, ahora no sé como los llaman. Para los necesitados de testimonios visuales, pueden hacerse una idea zapeando en alguno de los programas dedicados a sitios similares por los piezas de Callejeros -cumbre de la demagogia y el amarillismo moralizador disfrazado de periodismo de investigación y progresía- que echan, nunca mejor dicho, en la cadena Cuatro.

Total, que una vez a la semana, nos reuníamos en una sala deprimente el equipo de intervención -me da la risa solo de escribir el nombre-. Se hablaba de cosas del tipo: que la gitana nº 1 tenía yogures en el frigorífico, hecho que podía conllevar la suspensión de ayudas debido al amor al lujo de la mencionada familia; o que la gitana nº 2 no llevaba los niños al colegio y las posibles formas de chantaje o extorsión que se podían ejercer por su bien y el de su prole; o también la asistencia/no asistencia de la gitana nº3 al taller de macramé. Era todo mojigatería, caridad, paternalismo, etnocentrismo y algún -ismo más que la postmodernidad aún no ha diagnosticado.

También habían cosas buenas, pero ahora no recuerdo ninguna.

Resumiendo -es un decir- que yo, aquel más bien, yo a fin de cuentas, fotocopié un cuento de Bukowski y lo repartí antes del comienzo de una de las reuniones. El cuento contaba la historia de un tipo que iba al super, compraba un kilo de carne picada, lo metía dentro de un jarrón y se lo follaba. Tal cual. No cabe otro verbo, lo siento. Creo que nadie dijo nada.

Bukowski sobreactuando para Callejeros

C. se acordará mejor. Si lo ve conveniente que lo cuente. Ella es quien me lleva las anécdotas de los 90s.

Cuento esto no sé por qué. Antes presumía de mis salidas de tono. Ahora, mirando atrás y adelante, me parece una pérdida de tiempo. Aunque alguna me sigue haciendo gracia.

Ya sé por qué contaba todo esto.

Cuando estuve ingresado en el hospital, comprendí la equiparación que existe entre el enfermo mental y el beneficiario de los servicios sociales. Ambos pierden parte de su condición de ciudadano adulto y libre en favor de su institucionalización. Ambos ganan en protección -es un suponer- a cambio de su sumisión y su necesaria adaptación. Ambos están desprotegidos ante los posibles abusos de sus tutores.

Un ejemplo: me llevaron libros al hospital. Una tarde. Mi hermana y mi marido, durante el horario de visitas. Solamente estaban los auxiliares y los celadores.

La niña que recibió el paquete -estaba mascando chicle, con la tele puesta y repasando el temario de sus oposiciones- ejerció de censora. Decidió los libros que podían perjudicarme. Entre ellos, los Sonetos del amor oscuro de F. G. Lorca.

Criatura.

*Spotify: Adieu mon coeur/Martha Wainwright

Anuncios

Comentarios»

1. Cursi de FP - 16 diciembre 2009

Me sumo a la opinión creciente de que escribes muy bien.

2. eltoquedeseda - 16 diciembre 2009

Pa darte una paliza. Anda y tira.

3. Cursi de FP - 16 diciembre 2009

Sabía que escribiera lo que escribiera, tu respuesta sería algo como la que ha sido.

4. nonovio - 16 diciembre 2009

Bonito título de post y sabias reflexiones.

5. M. Jesús - 16 diciembre 2009

¿Que le pasa hoy ? esta “cabreaó”, pués me alegro algo hay que estar.
besos Cursi de FP

6. eltoquedeseda - 16 diciembre 2009

Estoy un poquito harto, si. Se los doy al Cursi de tu parte.

7. mdm - 16 diciembre 2009

Yo sí recuerdo cosas buenas, de esa etapa, de lo que te querían en ese barrio.
Que se recupere tu perro.Besitos

8. Ana - 17 diciembre 2009

Te extrañé hoy. Besos- Buenas noches.

9. Ana - 17 diciembre 2009

El Buko me aburrió un poco al tercer o cuarto libro, pero debe haber sido una persona interesante.

10. eltoquedeseda - 17 diciembre 2009

A mí tampoco me molo mucho. Carver si. Bona nit

11. Jose - 17 diciembre 2009

Adoro a la jefa pelirroja de secretarias en Mad Men. Es Marylin + Ava Gardner + no sé qué más.
No te dejaron pasar los sonetos de Lorca… ¿te dejaban prensa?
A tí en Callejeros no te veo. Si viajaras quizás en Españoles por el mundo.

12. eltoquedeseda - 17 diciembre 2009

Tengo una teoría sobre Españoles por el mundo. La desarrollaré algún día aquí para todos ustedes.Hoy estoy escuchando saetas. Con eso lo digo todo. Yo anoche ví un capítulo de Mad Men y aún no me he repuesto. Han tenido que llegar a la tercera temporada para desarrollar la trama: increible en estos tiempos. Lo peor de Callejeros es la voz de los periodistas – ¿desde cuando tienen los periodistas voces tan absurdas?- preguntando a los marginados: entonces, ¿os drogáis mucho? Y en ese rollo.
Voy a postear ya que hoy quiero descansar que me quedan los más jodidos.

13. eltoquedeseda - 17 diciembre 2009

Ah si. Me dejaban el HOLA. Fue lo que me salvó.

14. eltoquedeseda - 17 diciembre 2009

Y los diarios de Gil de Biedma. Jajajajaja

J. - 17 diciembre 2009

Insensatos. Censuraron a Lorca por el título.

15. M. Jesús - 18 diciembre 2009

Yo también trabajé como voluntaria ,primero en los barracones por
los 70 y por los 90 ya en el centro social de los Palmerales,enseñando
a las gitanas a cortar y a coser su ropa.Me volvían loca a preguntas tres o cuatro al mismo tiempo ¿como hago esto? la falda mas estrecha!!! la raja (de la falda ) mas larga!!!.Los verbos dar y recibir a veces se conjugan juntos

16. V.O.S.E. « EL TOQUE DE SEDA - 1 enero 2010

[…] si no quedó claro en un post anterior, en casa vemos series extranjeras en versión original subtitulada. Esto, en contra de lo que las […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: